Nutrición personalizada, oportunidad para el sector de alimentos.

Serie: "Desafíos para la industria alimenticia en un mundo pos covid-19"

Esta pandemia ha logrado cambiar los hábitos de consumo de todo el
mundo. Las preferencias globales de los consumidores están cambiando
bajo la influencia del COVID-19. Muchas personas se han vuelto más
conscientes de su salud, pasan más tiempo en sus propias cocinas y el
coronavirus ha impulsado aún más la creciente demanda de alimentos
frescos, saludables y sin aditivos con orígenes rastreables.

Creado el 22 de junio de 2020 a las 11:34

El impacto del COVID-19 en el futuro de los alimentos

Según la FAO, para el año 2050 la población mundial alcanzará una cifra cercana a los 9,7 billones de habitantes y dos tercios de ellos vivirán en las grandes urbes.
Durante y después de la crisis, la población seguirá necesitando mayor producción de alimentos y mejores rendimientos que aseguren una provisión a todo el mundo.


En todo el mundo, 1.900 millones de personas se enfrentan a la obesidad y 2.000 millones de personas no obtienen suficientes micronutrientes en sus dietas. ¿La crisis
de COVID-19 está conduciendo a un punto de inflexión para un futuro combinado de alimentos y salud?


En la era post COVID-19 aparece una oportunidad destacada para el sector de alimentos: la Nutrición Personalizada

El término nutrición se refiere a todos los aspectos relativos a los alimentos, a los nutrientes contenidos en ellos y a los procesos que tienen los alimentos en el organismo. Los consumidores buscan productos alimenticios que se adapten a su estilo de vida particular y la fase de vida en la que se encuentran.


También existe un desarrollo de productos especiales adaptados a las necesidades nutricionales de niños, ancianos y atletas. La nutrición personalizada se produce por el cruce entre alimentos, tecnología y big data. Big Data es aquello que ocupa todas las actividades que están relacionadas con los sistemas que almacenan gran conjunto de datos, manipulando una gran cantidad de información, recolectando, clasificándolos y luego almacenando con el fin de crear informes estadísticos.

La disrupción tecnológica ya en últimos años venía transformando el paradigma en la fabricación de alimentos. De acuerdo con esta tendencia, la industria alimentaria busca complacer las necesidades particulares del consumidor. La producción masiva no se descarta, pero tanto esta como los pequeños productores buscarán adoptar la personalización de sus productos.


El COVID-19 impulsó aún más este estilo de consumo, ya que la pandemia ha afectado a personas con afecciones de salud preexistentes, como diabetes y obesidad.

En lugar de tratar a las personas, cuando estas personas se enferman, ¿qué se podría hacer para prevenir la atención y mejorar su salud mediante la optimización de su dieta personal? Esto desencadena un cambio estructural en los patrones de consumo, y conlleva a no subestimar el cambio de comportamiento subyacente y la plataforma de apoyo que se requiere para mantener los nuevos hábitos alimentarios.

El gigante de la industria alimentaria internacional Nestlé, a través de su rama de investigación el Instituto de la Salud Pública de Nestlé (NHIS, de sus siglas en inglés), y en  colaboración con la empresa Water de Massachusetts (EEUU), fabricante de equipos de uso científico, está desarrollando herramientas que determinan una instantánea nutricional individual. Se trata de un proyecto en curso que intenta definir un método capaz de medir las deficiencias vitamínicas y minerales de una persona de forma rápida y precisa para el desarrollo posterior de un suplemento nutricional individualizado.

Por ahora, un mercado con necesidades especiales, como la tercera edad, puede representar la aplicación más viable de la nutrición personalizada. Una empresa llamada Biozoon lidera la exploración conjunta de un consorcio de investigación europea de la producción de alimentos mediante técnicas de impresión 3D para las personas con dificultades para masticar y tragar, un mal común para las personas de tercera edad, y uno que con frecuencia está asociado a la malnutrición.

El ejército estadounidense también está en proceso de probar la comida producida mediante impresión 3D. Una de las posibles aplicaciones sería la utilización de impresoras 3D y sensores biométricos para proporcionar comidas a medida.

Según la Global Wellness Summit, cumbre de bienestar en su última reunión del 2019, la nutrición personalizada es un gran negocio, y las estimaciones dicen que el mercado en Estados Unidos alcanzará más de $ 11.5 mil millones para 2025.

Esto no es demasiado sorprendente dado que el mercado de alimentos especializados dirigido a las muchas "tribus alimentarias" emergentes (aquellas que se definen
exclusivamente a sí mismas siguiendo dietas muy específicas, como paleo, cetogénicas y veganas) ha explotado en los últimos años. Sólo un ejemplo: los productos sin gluten eran prácticamente inexistentes hace una década y en 2017, el mercado global se valoró en más de $ 4.7 mil millones.

El número de personas que recurren a la alimentación a base de plantas podría tener un aumento.

Algunos ejemplos que conocemos es el uso de proteínas vegetales como la quinoa, chía y cereales como la avena, sin dejar de lado los productos con ácidos grasos omega3 (tanto animal como vegetal). Actualmente Paraguay es el primer productor mundial de Chía.

La chía paraguaya está llegando a casi 50 países en todo el mundo y en el año 2019 ingresó al país casi 48 millones de dólares por la exportación de unas 21.523 toneladas.

Con relación a consumo por grupos generacionales, un estudio de mercado hecho en los Estados Unidos en el 2019, mostró que los millennials (edades entre 21 y 38 años) son mucho más propensos a hacerse vegetarianos o veganos, y existe un 15% de los millennials que ya siguen una dieta basada vegetales y se inclinan por los de origen orgánico o bio.

La nutrición personalizada busca precisamente como primera opción los alimentos de producción orgánica, la cual tiene una excelente experiencia y desarrollo en nuestro país.


A nivel local el azúcar orgánico es que más se vende, luego vienen los granos, las hortalizas, especialmente el tomate y la lechuga. Las principales exportaciones son el azúcar (Paraguay es el exportador número uno en el mundo), granos y hierbas medicinales de acuerdo a datos de la Asociación de Productores Orgánicos (Apro).

Según el último informe de producción orgánica de la Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y De Semillas (Senave) (2016), estima que hay alrededor de 10.000 productores, distribuidos en las zonas de Central, Cordillera, Guairá, San Pedro, Canindeyú, Caaguazú, Paraguarí, Alto Paraná y Misiones. Los mayores compradores de alimentos orgánicos producidos en Paraguay son la Unión Europea, Japón y EE.UU.

Dentro de la búsqueda de consumir alimentos inocuos, aparece también el concepto de la agricultura urbana, un modelo va desde huertas orgánicas en invernaderos, y que muchos consideran necesario implementar por las numerosas ventajas para la salud. El camino del campo a la mesa cada vez cuesta más, por la movilidad, transporte, intermediarios, lo que hace que los alimentos, sean empaquetados, re- empaquetados, pasen por varias manos y cuando llegue al consumidor final el sabor el sabor puede variar y afectar la pérdida de sus nutrientes.


El desarrollo y lanzamiento de nuevos productos que fortalezcan el sistema inmune, se ha vuelto el futuro de los alimentos y se espera un aumento en el escenario post COVID-19.

El uso de la biotecnología y su aplicación en los vegetales ha sido dirigido a valorar y mejorar la calidad nutricional de los alimentos; muchos de ellos se encuentran en la categoría de alimentos funcionales.

Entre los nuevos hábitos de consumo se detecta también, un incremento notable de búsqueda de alimentos funcionales, que ayuden a reforzar el sistema inmunitario y surge el concepto de “food for immunity” (alimentos para la inmunidad).

En ese sentido, vemos ejemplos como ingredientes funcionales cobran una real importancia para enriquecer y fortificar los alimentos. Como ejemplo regional, tenemos el maqui o aristotelia chilensis –su nombre científico- una planta medicinal que crece en el sur de Chile y que ha sido utilizada desde hace cientos de años por los mapuches, con efectos medicinales y que actualmente es muy utilizado como ingrediente para diversas preparaciones y aplicaciones, gracias a su alto valor ORAC (capacidad de absorción de radicales de oxígeno), al igual que la murtilla y el calafate, berries nativos considerados superfrutas además por su valor ORAC y contenido polifenólico (también una capacidad antioxidante).

Cabe destacar que una siguiente futura oleada de proteínas alternativas, donde veremos las microproteínas y las proteínas en base a insectos jugar un rol principal en esta producción.

Es importante recordar que el consumidor está preocupado por su salud y entiende que está íntimamente relacionada con su alimentación. Por lo tanto, busca información relacionada con los alimentos qué va a consumir. Fruto de ellos son todas las App que han surgido para satisfacer esta necesidad del consumidor, como MyHealth Watcher ya dan pasos en informar de por qué la recomendación que hacen es de un tipo u otro y es personal para la persona que ha introducido sus datos al darse de alta y es otro paso dentro de la nutrición personalizada.

Para que una industria pueda ser capaz de ofrecer alimentos personalizados, es importante un apoyo científico-técnico, para lo cual sería necesario llevar a cabo previos desarrollos a nivel laboratorio y a escala piloto, con el fin de determinar desde el punto de vista organoléptico y tecnológico si la personalización es posible.

La crisis de COVID-19 está acelerando las transformaciones globales cuando se trata del futuro de la alimentación y la salud. Esta pandemia podría ser el empujón final que
la industria agroalimentaria invierta y apueste a sumergirse en nutrientes personalizados. Las que apuesten a este modelo podrán lograr una posición privilegiada y de liderazgo.


Referencias:

https://www2.deloitte.com/nl/nl/pages/consumer/articles/food-covid-19-future-of-personalised-foods-and-global-health.html?_lrsc=93e7f17d-6d8b-4727-9eed-64aeccf73f67

http://blog.investchile.gob.cl/bloges/oportunidades-para-el-sector-alimentos-en-medio-de-la-crisis-del-covid-19

http://www.fao.org/3/a-i6881s.pdf. El futuro de la alimentación y la agricultura.
Tendencias y desafíos

https://www.interempresas.net/Alimentaria/Articulos/137962-Produccion-de-alimentos-mediante-tecnicas-de-impresion-3D.html

https://www.ifco.com/air-freight-fewer-electronics-and-more-fresh-produce/

https://www.globalwellnesssummit.com/2019-global-wellness-summit/

https://www.abc.com.py/edicion-impresa/economia/2020/06/10/paraguay-es-el-principal-productor-mundial-de-chia

https://infonegocios.com.py/nota-principal/produccion-de-alimentos-organicos-necesita-generar-mayor-disponibilidad

https://www.paraguayinforma.com/2019/03/las-huertas-hidroponicas-permiten-el-cultivo-todo-el-ano/


RECORD ELECTRIC ofrece estos beneficios a su inversión:

SERVICIO TÉCNICO – Taller propio RECORD SERVICE (con 2.500 m2) – Asistencia Técnica Record (ATR). Instaladores Técnicos Record (ITR). Instalaciones y Montajes Industriales (IMI). Programa de mantenimiento preventivo.

COBERTURA NACIONAL – Disponemos de sucursales habilitadas y distribuidores autorizados en todo el territorio paraguayo a su alcance.

50 AÑOS DE EXPERIENCIA – Manteniendo la interacción y compromiso con nuestros clientes.

CONTACTENOS:

SOLUCIONES:

Motores eléctricos  Tableros Industriales  Energía siempre  Sistema de bombeo  Sistemas de Riego  Aire Comprimido  Corte y soldadura  Electricidad e iluminación  Herramientas  Pinturas.